“Cuando perdemos un ser querido, nos encontramos tan susceptibles y receptibles hasta para nuestros enemigos”

“Cuando perdemos un ser querido, nos encontramos tan susceptibles y receptibles hasta para nuestros enemigos”