Hay suficientes religiones para que nos odiemos p

Hay suficientes religiones para que nos odiemos, pero no las suficientes para que nos amemos.